Como ganar dinero con su blog, Servidores blog, Plantillas para bajar, Contadores de visitas, Adsense, Estadísticas y mucho más.
-
-

13 oct. 2011

Cómo superar las pocas ganas de bloggear

Quizás nunca les haya pasado y tengan esa suerte. Pero a mí me pasa, y se agudiza en épocas de stress. Tengo cero ganas de bloggear, tengo cero ganas de ver qué pasa en el mundo online. El offline a veces es demasiado complicado, y tenemos muchas cosas de las que preocuparnos como para seguir escribiendo en el blog.

Es por eso que quiero compartir con ustedes algunas ideas para retomar el empuje y la motivación para seguir escribiendo. Estas acciones a veces me funcionan, a veces no. Es algo totalmente personal, y en este tema no hay recetas o soluciones mágicas, dependerá de cada uno de ustedes.

* Hablar con otros bloggers sobre blogging. De este tipo de charlas, podemos extraer cientos de buenas ideas. Si son charlas de calidad, resultarán muy estimulantes, devolviéndonos la energía creativa. Aquí también agregaría ver streamings o escuchar podcasts realizados por otros editores, incluso no necesariamente relacionados con la temática de nuestros sitios. Es muy enriquecedor saber de todo un poco, ¿no les parece?
* Pedirle consejo u opinión a alguien cuya opinión respetemos o valoremos. En mi caso, suele ser mi novio. No significa que debamos seguir lo que nos dicen (de hecho casi nunca lo hago, jua), pero hablar de algo y tener otras perspectivas o puntos de vistas, nos sirve a veces para encontrar una solución o quitarle dramatismo a ciertas situaciones.
* Salir a caminar. Esta actividad que todavía sigue siendo gratuita, jajaja, es una excelente manera de distendernos, de despejar la mente. Cuando volvamos, casi seguro que nos habremos conectado mucho mejor con nuestro hemisferio derecho. ¡Se los aseguro!
* Abrir un nuevo blog o crearnos un espacio alternativo, en donde desarrollar nuestra creatividad, sin importarnos el qué dirán. Incluso podemos hacerlo con otro nombre. Yo he comenzando hace unos días un pequeñísimo blog, en el que escribo sobre otras temáticas. Y sinceramente me ha motivado muchísimo, siendo que además puedo trasladar esa energía a otro blog, el cual tenía medio abandonado.
* Probar nuevos formatos. Si bien estamos acostumbrados a expresarnos por escrito, es muy edificante utilizar -aunque sea por unos minutos-otros formatos, audio, video. Yo por ejemplo tengo una cuenta en blaving, en la que suelo compartir cada tanto algunos podcasts, sumamente informales. La plataforma sólo te permite que estos archivos tengan una duración máxima de dos minutos, tiempo suficiente como para comunicarnos, sin que se vuelva denso o muy pesado. Mi cuenta en blaving es milu, por si desean escucharme o morirse de la angustia, jajajaja.
* Escribir posts graciosos o que no tengan nada que ver con la temática del sitio: A mí personalmente me gusta darle al lector algo más que textos informativos. Me gusta que disfrute, leyéndome, que se ría, que se divierta. Que encuentre aquí algo más que un blog de SEO, por eso a veces me gusta publicar textos como La egocéntrica necesidad de tener un troll. Escribir estos posts, aunque puedan parecerles superficiales o sin sentido, me motivan a seguir publicando. Si yo me divierto escribiendo, lo más seguro es que pueda trasmitirles algo de eso a quienes me leen. ¿No creen?
* Asistir a charlas interesantes. El mes pasado estuve en un Seminario sobre Ciberdelicuencia en la Ciudad de Buenos Aires, el cual me encanto. Y me dieron muchas más ganas de seguir aprendiendo sobre esta temática. En MilaWEB, mi otro blog, podrán encontrar una catarata de posts sobre el tema, especialmente en los dos últimos meses. Lo que pasa es que volví muy motivada y eso, mis amigos, eso… no tiene precio.
* Lo primero es lo primero: ¿Con esto qué quiero decir? Me cuesta mucho ponerme a escribir, si previamente no he hecho las cosas que tenía que hacer, si no he cumplido con las obligaciones del día. Vamos con un ejemplo muy simple. Supongamos que tengo que lavar los platos, sacar a pasear al perro, ir a pagar un impuesto o contestar un test para un curso. Mientras no lo haga, estaré dando vueltas frente a la computadora, sin hacer nada, perdiendo el tiempo pensando en lo qué debo hacer. Entonces, ¿por qué no cumplir primero con mi deber? Y luego –cuando lo haya terminado- dedicarme feliz y contenta a bloggear, sin distracciones en la mente.

Obviamente que existen muchas más ideas para retomar la motivación, pero con estas ya es más que suficiente.

Por: Milagros

ARCHIVO DEL BLOG